martes, 24 de diciembre de 2013

ABEL SANTOS. TERCER ASALTO.

Todo descansa en la superficie
Abel Santos
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2013
 

TERCER ASALTO 

   No había recorrido hasta ahora el territorio lírico de Abel Santos (Barcelona, 1976). Es más, creía que el libro Todo descansa en la superficie, editado en el catálogo madrileño de Vitruvio, era su carta de presentación. Ahora sé que estamos en el tercer asalto de su escritura, tras las entregas Esencia y El lado opuesto al viento. Una cita desvela que el título de esta colección poemática se debe al fondo musical del incombustible cantautor canadiense Leonard Cohen.
 La breve introducción del poemario, firmada por Vicente Llorente, aporta algunas coordenadas situacionales, como la proximidad del poeta a esa línea de fuerza que ha trazado en las últimas décadas el realismo sucio. En efecto, nos hallamos ante un modo de entender el poema de extrema sobriedad, una apuesta clara por la expresión directa que denuncia con voz firme los desajustes intimidatorios de una realidad en conflicto y habla de perdedores y madrugadas que siempre aguardan un poco de luz, ese  lenguaje oculto de la esperanza, el suelo firme de otra oportunidad.
  El pensamiento de la voz poemática de Todo descansa en la superficie percibe las disonancias del entorno y de ahí nace un desasosiego que entremezcla ideas, creencias y emociones en los comportamientos del yo. La urdimbre de las idealizaciones sufre una severa poda en la grisura de lo cotidiano. El ser colecciona secuencias de un devenir en el que caben azarosos indicios. Todo destino es una caminata continua por callejones de adoquines gastados, desde los primeros desvelos aurorales hasta el silencio crepuscular que anticipa la noche.
  Abel Santos organiza su poemario con un claro guiño al padre del existencialismo francés, Jean Paul Sartre, quien tituló su primera obra filosófica “El ser y la nada”. Este aserto dual define los dos tramos que recorre este libro. En la primera parte, “El ser” las composiciones dan desarrollo completo al poemario mientras que la segunda parte “la nada” funciona como una coda conclusiva y está formada por una única composición. Así pues donde halla su verdadera identidad el sujeto poético es en un escenario urbano que reúne un continuo bombardeo de estímulos, como si fueran mensajes publicitarios que buscan un receptor desprevenido.
 En Todo descansa sobre la superficie los poemas cimentan su condición singular en el coloquialismo, en el uso verbal  de una delgada línea roja entre el verso y la prosa, que se tiende con aparente desaliño. Así consigue su viveza rítmica y ese flujo emotivo que conecta de inmediato con el lector. Poesía directa a la barbilla de una realidad que tiende al trapicheo; poesía que descubre y profundiza, hecha con las palabras justas para transmitir una emoción poética rastreable. Abel Santos lo sabe muy bien: “No hace falta sudar tinta para hacer poesía”

  

 

 

 

11 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Un buen lubro. Con Abel además me une una estrecha amistad. Es un muy buen libro. Feliz Navidad, ya de paso, querido José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias poeta, en el último año he leído más libros de Vitruvio que en mi vida, la verdad; y he encontrado algunos interesantes, con propuestas diferentes, como la poesía de Abel Santos.
      Yo también te deseo un nuevo año lleno de felicidad y de sueños cumplidos. Que el futuro nos deje alguna tarde para compartir. Abrazos.

      Eliminar
  2. ¿Y después de todo lo bueno que habéis dicho acerca de mi poesía qué puedo decir yo?
    Gracias a José Luis Morante por esta reseña tan impecablemente escrita.
    Y a Fernando, compañero de armas, por su fidelidad en la lucha.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El largo recorrido por la literatura necesita compañeros de viaje a la medida. Así que seguimos juntos, Abel, un abrazo fuerte desde Rivas y mis mejores deseos literarios y personales.

      Eliminar
  3. Durante un tiempo este libro fue un barco hundido. Con maestros como tú José Luis que han sabido profundizar en sus tesoros más allá de su apariencia de poesía del realismo sucio, este libro sale a la superficie sin tapujos ni prejuicios ante el lector.
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, querido Abel, que las etiquetas siempre son mapas conceptuales a escala reducida. Me quedo con los guños autobiográficos y con esos desvíos sentimentales que tanto corazón ponen sobre el tapete. Abrazos fuertes.

      Eliminar
  4. Estoy disfrutando mucho del libro de Abel, sorprenden versos e ideas como la de Mozart, que seguiría siendo un genio aunque tocase los tambores en una tribu. Un libro estupendo. Abrazos fuertes para los tres, José Luis, Abel y Fernando, y feliz 2014.

    ResponderEliminar
  5. Salieri ni eso. Sólo sabia vestirse de artista y guardar las formas bajo el maquillaje y la peluca. Me alegra que te guste mi libro amigo David. Tengo muchas ganas de tener el tuyo y leerlo de un tirón. Un abrazo a todos. Feliz año 2014

    ResponderEliminar
  6. ¿Al fin y al cabo qué es poesía? De las montañas el agua por distintos ríos.....hay espacio para todo universo poético. A mí personalmente me gusta lo que estila ese mundo que no se conoce, y que se hace con palabras, me gusta el lenguaje y las emociones, y la reflexión.

    Lindo blog, me gusta este poeta.

    ANA ROSA BUSTAMANTE

    sur de Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo fuerte de bienvenida, Ana Rosa. La poesía actual busca espacios nuevos con sitio para el sentimiento y con un lenguaje directo y comunicativo. Así es la poesía de Abel Santos, sincera y desnuda. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Saludos Ana Rosa. Gracias por asomarte a esta pequeña ventana de mi poesía.
    Y un abrazo para ti amigo José Luis.

    ResponderEliminar