lunes, 17 de octubre de 2016

JAVIER SÁNCHEZ MENÉNDEZ. DESDE LA ISLA DE SILTOLÁ

Javier Sánchez Ménéndez


DESDE LA ISLA DE SILTOLÁ

Llegan las primeras lluvias. Unas gotas de luz van poblando de formas renacidas el espacio callado de la buhardilla. Sobre la mesa de trabajo varios libros con el diseño ajedrezado de las ediciones sevillanas de La Isla de Siltolá. Están ahí, callados y evidentes, como necesarios testigos de esta entrevista con Javier Sánchez Menéndez, editor, poeta y ensayista.

 
1.- ¿Cómo y cuándo arraiga tu vocación editorial?

Desconozco el momento exacto, el cómo, el cuándo, el dónde. Un día apareció y creo que nunca se marchará.

2.- El catálogo poético de La Isla de Siltolá, salvo excepciones, se nutre de voces muy jóvenes, casi desconocidas y escasamente rentables en términos de mercado. ¿Es un gesto romántico, o tiene otras compensaciones?

Tiene la compensación de poder leer literatura en estado puro, sin contaminaciones. Con eso es suficiente.

3.- Tu propia poesía, tras un largo silencio, renació con fuerza con nuevas entregas y recopilaciones. ¿Tienes nuevo libro e construcción?

Leemos, seguimos leyendo, escribimos poco, muy poco, lo necesario y suficiente. Y lo que se escribe se corrige una vez y otra vez. La vida en sí es un libro en construcción permanente.

4.- La perseverancia del tiempo suele modificar muchas certezas. ¿Ha cambiado tu forma de entender la escritura?

Pienso que sí. Ahora la veo desde la mirada del lector, mucho más universal. El tiempo también enseña que el silencio y la soledad son las únicas certezas posibles.

5.- Cultivas un perfil literario expansivo, con inmersiones en la poesía, el diario, el ensayo, la ficción y el aforismo… ¿Puede entenderse tu literatura como una obra integral, o son trazos autónomos y yuxtapuestos?

Es un todo único. No hay diferencias notables, tal vez la forma de presentarlo, pero quienes me leen saben a qué me refiero y lo comprenden.

6.- Acaban de conceder el Premio Nobel de Literatura a un cantautor, Bob Dylan, una elección que anima la controversia. ¿Qué te parece este reconocimiento?

He tenido la ocasión de hablar ya sobre este asunto. También he leído las opiniones de muchos escritores al respecto. A pesar de que en estos momentos acepto la decisión de la Academia, sinceramente creo que es una manifestación más de que estamos perdiendo el norte y nos encontramos en un inmenso proceso de transformación social. ¿Dónde irá todo esto? Lo verán nuestros hijos.

7.- Los sellos editoriales son arquitecturas en el tiempo. Escenarios expuestos a lo contingente- ¿Tienes esa percepción en Siltolá?

Hay muchos sellos aficionados, fantasmas, otros que se ocultan en la autoedición. Un sello editorial debe ser profesional, un filtro importante en la historia de la literatura.

8.- A menudo los referentes culturales del ahora son simples operaciones mediáticas. ¿Hay criterios para descubrir el verdadero valor de la poesía?

La lectura, exclusivamente la lectura. Y desde luego esa lectura produce amplitud de mente y de conocimiento. Prefiero lo heterogéneo a lo homogéneo en literatura. No confío en los referentes culturales, como bien dices son puros intereses.

9.- Tiempos de crisis, sustratos de una realidad deshilachada que invita al pesimismo y la perplejidad. ¿hay que ser siempre moderadamente apocalípticos? 

Lo apocalíptico nos lleva al caos, y el caos siempre es origen, creación, universo. Sin caos no hay justa medida. El pesimismo arranca cuando se palpa ese cambio social que antes mencionaba. Perplejidad nunca, hay que tomar partido y definirse, ¿qué será del hombre sin error?





10 comentarios:

  1. hola josé luis verdad que yo tambien me he asombrado para mal que le den a Bob Dylan, yo creo que hay que darselo al escritor que hace que una se enfrasque en la lectura, que te mueve por dentro el que querer saber mas en fin, todo es politica los intereses, amigo asi que a seguir para adelante siempre como lo haces con el respeto en tus opiniones besitoss
    borré embrujo sin querer ahora trato de recuperar a mis amistades de años incuido a ti feliz comienzo de semana bsitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, querida amiga, que los premios literarios son muy controvertidos; alimentan a diario la polémica como madera seca que busca una chispa para ser humo. A mí el asunto Bob Dylan me parece una majadería radical; no veo su legado literario por ninguna parte, así que creo que la Academia sueca se equivocó y merece la recuperación de septiembre. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy interesante. Efectivamente hay un cambio y creo que la literatura, tan voluble y adaptable, sabrá aprovecharlo. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El papel de los editores independientes es tan relevante, querida Gema, que merece el respeto de todos; si además se apuesta por la literatura más joven el asunto es todavía más valioso por las dificultades que conlleva aflorar títulos en un mercado inexistente. Estoy muy agradecido por tu comentario querida Gema. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Una magnífica editorial que se ha ido haciendo un importante lugar en el panorama de la poesía actual. Hay que alabar esfuerzos de este tipo en este tiempo, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tu opinión, querido Pedro; la edición subvencionada ha languidecido tanto que la cultura sin los editores independientes apenas existíría. Yo estoy muy cerca, desde el inicio, de la labor de Javier Sánchez Menéndez al frente de la Isla de Siltolá, una tarea que no ha impedido la continuidad de un itinerario creador sólido y plural. Así que me sumo a tu reconocimiento. Y te doy las gracias por tu comentario. Abrazos.

      Eliminar
  4. Pero es el caso que textos como éste de Bob Dylan (tengan o no música) -como pasa en español con Aute o con Serrat- son pura poesía:

    Puede ser que Dios siempre te bendiga y proteja,
    puede ser que se cumpla todo lo que deseas,
    puede ser tratar bien a los otros
    y dejarles que lo hagan contigo.
    Es posible construir una escalera a las estrellas
    y subir cada peldaño.
    Es posible permanecer siempre joven.
    Es posible crecer hasta ser bueno,
    es posible crecer hasta ser fiel,
    es posible alcanzar la verdad
    y ver la luz alrededor de ti.
    Es posible ser siempre valiente,
    mantenerte firme y fuerte.
    Es posible permanecer siempre joven.
    Es posible tener siempre algo que hacer,
    es posible caminar siempre a paso ligero,
    es posible tener claras las ideas
    cuando corran tiempos de cambio.
    Es posible tener siempre un corazón alegre,
    es posible hacer que tu canción se oiga siempre.
    Es posible permanecer siempre joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que si, la poesía está en muchos sitios, también en las canciones de Bob Dylan; el poeta habla sobre asuntos diversos de su itinenario creador y de su editorial; y yo creo que lo hace con mesura y lucidez, como corresponde a un testigo privilegiado de la cultura actual. Lo contingente forma parte de lo real, pero es contingente, y hay que mirar todos los ángulos. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Ya sabía de tu implicación con "La isla" y ya conocía personalmente a Javier, desde que Luis Alberto lo presentó en La Cantral, y admiro su capacidad para la edición, estando como están las cosas, y su apuesta por lo nuevo. Ojalá y pueda. Bien traída la persona a la entrevista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, un abrazo y mis disculpas por responder con unos días de retraso; acabamos de llegar de un largo viaje. Yo estoy muy agradecido a Javier por su valentía y por el encomiable esfuerzo que hace Siltolá para descubrir nuevas voces. Un empeño idealista que contradice la razón del mercado. Muchas gracias por tu compañía en estos puentes de papel.

      Eliminar