sábado, 5 de noviembre de 2016

CALLAR A TIEMPO...

Cortados en el Parque del Sureste
(Rivas-Vaciamadrid, Madrid) 


TRAS LA TORMENTA

Restos de nubes.
También la lluvia sabe
callar a tiempo.


5 comentarios:

  1. Constato que el silencio no duró mucho; por la tarde tomó la palabra de nuevo y ahora sigue a voz en grito, entre la euforia del jardín y el tecleo sonoro del cristal de la buhardilla...

    ResponderEliminar
  2. La lluvia es más inteligente que muchas personas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y desprende una calidez tangible que hace feliz a cualquier hora. Un gran abrazo, Tracy.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. La lluvia es un elemento habitual del paisaje asturiano, pero en la meseta sus silencios son tan prolongados que casi nos hacen alquilar los paraguas... Un gran abrazo, poeta, y feliz jornada

      Eliminar