sábado, 8 de abril de 2017

EL BIÓGRAFO DE JORGE LUIS BORGES

Jorge Luis Borges

EL BIÓGRAFO DE BORGES


   Labró durante diez años una minuciosa biografía de Jorge Luis Borges. Mientras alentó el proceso, se encerró en la buhardilla, ahuyentó compromisos y afectos. Día a día, consultó ensayos, cuentos, ediciones conmemorativas, reseñas y panegíricos circunstanciales que glosaban el periplo exitoso. Tras la enésima corrección de pruebas, se editó la obra y descansó.
  Nunca más refugió su tiempo bajo el techo de tinta de aquel libro. Ignoró siempre que contenía una errata paradójica. Trastocó fechas; anticipó la muerte en Ginebra ochenta y siete años antes del nacimiento en Buenos Aires. Un lapsus que no hubiese disgustado al mismo Borges.

                                                     (De Cuentos diminutos)


8 comentarios:

  1. Completamente borgiano este cuento diminuto y por supuesto no le hubiese disgustado al mismo Borges.
    Lo que no sé si el publicarlo dos veces,por estos lares de Internet, con alguna pequeña variación, pertenece a esa personalidad obsesiva del propio Borges, o a un pequeño lapsus tuyo.
    Es curioso pero en esta segunda lectura que hago, leo mi comentario anterior y creo que la percepción de tu cuento es distinta. ¡Cosas del maestro!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena lectora, querida amiga; cada vez que vuelvo a los textos escritos aflora la mirada crítica, esa pupila insatisfecha que registra cada rincón para dar más luz a su espacio. No es un error mío volver al cuentecillo, Ele, es dar una versión nueva y creo que mejor de su anterior forma. Y me alegra que no te disguste del todo. El cuentecillo tiene un detonante real que ya te comentaré cuando nos veamos. Un fuerte abrazo y muy agradecido.

      Eliminar
  2. Sí, también he imaginado que habías pulido más el cuento anterior por las correcciones que has hecho, pero en cualquier caso te ha quedado, insisto, muy borgiano y perfecto, aunque sé que para ti, el llegar a la perfección es casi imposible. Me gustan tus escrito precisamente por ello.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Ele, la escritura requiere un desvelo agobiante que hace cierto un lema que conoces muy bien: "los textos no se terminan, se abandonan". pero hay que seguir también con la torpeza, ese rasgo de identidad que marca distancias entre el pensamiento y la realidad. No sabes cuánto agradezco tu cercanía. Feliz jornada.

      Eliminar
  3. ¡e s t u p e n d o!
    Me ha encantado.
    Abrazo paraíso y borgiano, poeta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos, poeta, y que disfrutes de un largo sosiego entre versos y luz. Son días duros, lo sé, por eso tu presencia aquí es también un signo de vida continua y de esperanza. Feliz jornada.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a ti, no es fácil acostumbrarse al silencio cuando las palabras están llenas de complicidad y de ánimo literario. Mucha suerte y seguimos.

      Eliminar