martes, 11 de julio de 2017

DESENCUENTROS

Quietud
(Florida, 2013)
Fotografía de
Adela Sánchez Santana

SILUETAS DE PASO

   Ella vive en un tiempo en el que no hay nadie en casa. Comparte su vida consigo misma. Él sabe que la ausencia es grande, como un litoral abierto al mar. Ella rebusca en el contenedor del pasado con los pies desnudos. Hace frío. Él maldice, con esa dificultad de quien pronuncia palabras de otro idioma. Ella escucha el goteo de un grifo, mira el desconchón de la pared, oye el eco metálico de un cierre que recuerda el alivio de algún permiso de fin de semana.
  Son siluetas de paso. Lejanas voces que hoy dejó en mi mesa el viento estepario de la soledad. Pueblan el centro de mi laberinto.

                        (De Cuentos diminutos)





9 comentarios:

  1. Habita en este cuentecillo un espíritu extraño, como si todavía no hubiese descifrado su sentido final. Suelo volver a sus líneas con frecuencia, como vuelvo a un poema inacabado que precisara cambios en su redacción.

    ResponderEliminar
  2. No cambies nada, está perfecto, no he leído tanta soledad y tanta tristeza envueltas en un celofán de tan alta poesía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo tanta seguridad como tú, querida amiga; mi taller literario deja siempre un asiento a la incertidumbre. Los textos van y vienen hasta encontrar su ruta continua, esa línea recta que aleja a cada cuento de su autor. En cualquier caso, cómo no agradecer tu apoyo incansable, tu cadencia amistosa, tu estar. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. El centro de tu laberinto poblado por esas voces lejanas, guarda imágenes tan reales como que dentro de la soledad hace frío, un frío intenso que no mitiga a veces, a veces, la caricia del sol que amanece sobre el mar.
    Otras mañanas, se sonríe.
    Eres espléndido, como escritor y como ser humano.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, lo suelo decir con frecuencia porque aquella definición sorprendía a mis alumnos obligando a rastrear cada una de sus palabras. Lo repito: "La hipérbole es una ponderación desmesurada"... Y en tu desmesura hay afecto, mucho afecto, lo sé porque es mutuo. Un fuerte abrazo, María, a tamaño real, sin hipérboles. Y feliz tarde.

      Eliminar
  4. Lo de “desmesura” me ha hecho sonreír, porque siempre me definen como “escasa en manifestaciones”, pero como es lógico pido excusas por mi hipérbole y prometo que no volverá a suceder.
    Abrazos con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ruego, María, no soy quien para poner lindes en tus expresiones; haz lo que quieras, claro que sí; pero con mesura, en esa voz baja que te define tan bien. Besos mil, pero con sosiego.

      Eliminar
  5. Mi querido Jose Luis "La Soledad" tema desde los inicios, algunos le temen otros la buscamos, disfrutamos e interiorizamos, la vivimos como parte nuestra y de tanto vivirla no encajamos en el mundanal bullicio. La Soledad, es poesía, encanto, tonada dulce, es amarte, valorarte hacer de tu presente la mejor experiencia cerrar ciclos, borrar recuerdos, tomar de la vida tu dulce respirar, contemplar un atardecer, un amanecer y tan solo decir...he vivido... y sigo vivo pero ahora feliz. Abrazos fuertes desde mis soledades al otro lado del atlantico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mí la soledad es una costumbre, querida Consuelo, me parece hospitalaria y creadora. En ella encuentran voz las luces y sombras de la identidad, así que siempre está cerca. Un gran privilegio para mí que el blog recoja de vez en cuando tus reflexiones y tu estar cercano. muchas gracias y un abrazo hasta el otro costado del oceano. Besos.

      Eliminar