jueves, 7 de septiembre de 2017

CON CATALUÑA. VÍA ÚNICA

estación olvidada
(Canfranc, Huesca)
Archivo general

CON CATALUÑA.VÍA ÚNICA


   Aclaro: no soy un retrógrado nacionalista español –ese estigma de progresía imbécil con el que los nacionalistas de periferia pretenden anular los argumentos de la razón- pero me desasosiega que el máximo mandatario de una comunidad, garante legal de la constitución de 1978, sea el impulsor de su incumplimiento, con un gobierno presionado por el radicalismo y con una presidenta del parlamento que no arbitra sino que saca tarjeta roja a la representación de todos. Por eso anoto aquí estas impresiones. Nací en España, pero me hubiese encantado haber nacido en Canadá, Australia, Estados Unidos, Suecia, Italia, Gran Bretaña o Argentina… Casi en cualquier sitio de ese mundo en progreso que ofrece a sus pobladores unas condiciones existenciales dignas.
 Me causa pánico que España se balcanice y que los muchos siglos de convivencia dependan de los intereses electorales del nacionalismo segregacionista. No quiero que España se quiebre, porque si la consulta independentista se celebra, sea cual sea el resultado, todos los demás territorios peninsulares e insulares también tienen derecho a esa consulta. Ser catalán no es ser más que ser castellano o andaluz o canario o extremeño.
   Hace unos años, en la Feria del libro de Madrid, tuve que soportar en una mesa victimista y quejicosa a un Jordi “algo” que con voz mentirosa rubricaba que no  leíamos la poesía de Cataluña y que se condenaba al ostracismo a sus poetas, por ser catalanes. Escuché perplejo; yo preparaba una edición crítica de Joan Margarit, leía con fervor de neófito a Jaime Gil de Biedma y anotaba datos para un largo artículo sobre Carlos Barral… Además dos de mis libros se habían publicado en una edición catalana y adquiría las novedades de la editorial apenas salían al mercado y, como remate de afinidades, mi poesía completa, recogida en el volumen Mapa de ruta, tiene una introducción firmada por el poeta catalán Josep María Rodríguez. Aquel sujeto, desaforado y pueblerino, negaba mis lecturas, mis vínculos, mis querencias y pretendía apartarme de mis poetas. Esos poetas que nunca fueron ni serán extranjeros para mí porque no son un territorio, una excusa bélica, una estación abandonada al óxido y la herrumbre, un desagüe para ensuciar la convivencia con réditos electoralistas que disimulen corrupción y pésima gestión económica.
  Que los meses de otoño del presente vengan sosegados en el quehacer diario de todos, sin que marquen la convivencia himnos, banderas y esa historia reinventada a la medida de un ego deforme. Que sigamos juntos y en paz. Con Cataluña, claro; somos lo mismo, una vía única.  


10 comentarios:

  1. Totalmente contigo José Luis. No puedo decir más ni mejor. Salvo que el sueño de la nación produce monstruos, como el del nazionalismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez coincidimos plenamente, querido José Manuel; ayer asistimos a uno de los circos ideológicos más bochornosos de nuestra democracia. Y el problema ha creado tal inquietud en todo el país que es necesario un debate sosegado y una implicación afectiva y personal de todos. Así que solo queda enviarte un gran abrazo.

      Eliminar
  2. El nacionalismo es a los pueblos lo que el egoísmo es a las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero sus efectos son infinitamente mayores porque afectan a la convivencia plural de todos los ciudadanos. El problema de quien se siente por encima de la ley es un descarrilamiento cuyos efectos generan un fuerte peligro a los demás. Convivir es aceptar lo plural, no significa imponer sino respetar un marco de convivencia. Un gran abrazo y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Desde hace días vivo con desasosiego lo que está sucediendo en Cataluña, que no es sino la puesta en escena de un oscuro y tramposo camino que se viene gestando desde hace años entre las sombras.
    No sé si realmente aquella sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut, pactado y aceptado por el gobierno socialista en 2009 fue el detonante, o ya había un germen esperando que se produjera un error clamoroso como ese, para dinamitar la convivencia de un país.
    Lo cierto es que dejando al margen las razones y mezquindades de unos y otros políticos, quienes realmente pagaremos (como siempre), mi querido José Luis, somos nosotros:
    los que amamos un país diverso, rico, bellísimo, hospitalario y lleno de pasión… los que soñamos con la utopía, sin muros, sin fronteras, sin rencor.
    Un gran abrazo que disipe las sombras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hago mía tu reflexión al completo; no sé si la génesis fue la política socialista o el continuo envenamiento del ambiente en pro de un victimismo que nos convierte en opresores. Pero lo que sucede ahora es apocalíptico; que unos radicales pongan en jaque a todo el país es inconcebible. Una vergüenza alentada por un gobierno enfermo de perspectiva. debe prevalecer el estado de derecho, María.

      Eliminar
  4. Somos los otros catalanes. Los que no vamos a manifestaciones y nunca colocaremos ninguna bandera en el balcón. Somos tranquilos, tolerantes, trabajadores, pacíficos, discretos y amigos de nuestros amigos. Queremos tener salud, dinero, amor y trabajo, como todo el mundo. Creemos en la familia y en el esfuerzo personal y no en la donación y subvención para conseguir las cosas. Amamos la paz y la libertad, aborrecemos la corrupción, la violencia, el abuso de poder, la manipulación y la mentira.



    Somos bilingües sin complejos, hacemos zapping sin problemas por todas las opciones, y ya no recordamos si la película de ayer la vimos en catalán o en castellano.



    Nos gustan los deportes y animamos igualmente a Nadal, Ferrer, Alonso, al Barça, al Español y a la Selección, y nos da igual si el gol lo mete un catalán o un manchego, mientras ganemos la copa de Europa o el Mundial. Por respeto no pitamos el himno de España, ni ningún otro.



    Estamos bastante hartos del 'procés' y del politiqueo en general por tanta mentira. Votamos al menos malo, o por descarte. Aborrecemos a quienes fomentan las fobias entre territorios, sean del color que sean, de aquí o de cualquier otro sitio para ganar cuatro votos, mantener la poltrona y seguir llevándoselo calentito a cuenta de todos.



    No creemos que la independencia sea la solución a todos nuestros problemas: no somos tan ingenuos, más bien la política de confrontación y sus lideres son parte del problema. ¿Por qué está todo tan crispado? ¿No tendrían que trabajar todos para sacarnos de esta crisis, dejarse de historias y no confrontarnos unos contra otros? Creo que muchos pensamos así, pero no se nos ve ni se nos oye, somos LOS OTROS, y aunque saben que estamos nos ignoran por no pensar como ellos.



    Tras el próximo fracaso del 1-O habrá ¡nuevas elecciones autonómicas! Informad a todos los que formamos parte de LOS OTROS, a vuestros conocidos, a los indecisos, a los que piensan que esto no va con ellos... que de nuestro voto depende que Catalunya siga siendo feudo de unos cuantos que basan su discurso en el odio a los demás pueblos de España, adoctrinando en las escuelas a nuestros niños y difundiendo propaganda y mentiras en TV3 y en los otros medios comprados con subvenciones pagadas con nuestro dinero. Exijamos que los constitucionalistas lo sean por encima de los intereses de sus partidos.



    Vamos a demostrar a quienes lideran el 'procés' que en el mundo somos catalanes y españoles. Vamos a demostrarles que no nos hemos creído la vil mentira de que 'Espanya ens roba' cuando los únicos que nos han estado robando son ellos: nuestros recursos, nuestro dinero, nuestro orgullo y nuestra dignidad, intentando hacernos sentir inferiores y de segunda.



    Vamos a decirle a ellos y al mundo que ya basta de muestras de odio, intransigencias y amenazas de sanciones para quien no colabora o piensa como ellos.



    Vamos a frenar esta aventura que solo nos ha traído y traerá más pobreza económica e intelectual y más crisis a pesar de que nos prometan el paraíso.



    Porque amamos Catalunya, porque amamos España, porque queremos seguir siendo europeos...



    ¡¡¡VIVA CATALUNYA!!!



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con vosotros, con vuestra sensatez, con vuestra compañía. Me ha encantado tu discurso a la esperanza. Un fuerte abrazo y seguimos juntos.

      Eliminar
  5. Comparto tu percepción y tu valoración del problema catalán. Esperemos que pueda resolverse con diálogo y negociación siempre respetando la Ley, que para eso vivimos en una España democrática y en un Estado de Derecho.

    Dejo un par de haikus al respecto:

    ESPAÑA Y CATALUNYA

    El Sol alumbra.

    Un lunar de su seda

    quiere apagarlo.



    La peca luce,

    la madre estrella brilla,

    ambas conviven.

    ResponderEliminar
  6. Estoy seguro que se puede, Antonio, la constitución no es un dogma inamovible, pero mientras esté en vigor debe respetarse como un espacio convivencial compartido con reglas idénticas para todo. El secesionismo es una fractura no un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar