jueves, 23 de noviembre de 2017

JOSÉ MANUEL BENÍTEZ ARIZA. POESÍA AMOROSA

José Manuel Benítez Ariza  (1963)
Fotografía de
Diario de Cádiz
POESÍA AMOROSA DE JOSÉ MANUEL BENÍTEZ ARIZA

   Todavía recuerdo el primer paso por el territorio poético de José Manuel Benítez Ariza (Cádiz, 1963). La imagen confirma el frágil norte de la memoria, esa capacidad extraña para borrar o seleccionar vivencias e impresiones a su antojo. En cualquier caso, el apunte visual retorna a la primavera de 1988, cuando el poeta Francisco Bejarano organizó un ciclo de poesía joven andaluza en Jerez de la Frontera, a muy pocos kilómetros de Arcos, donde yo daba clases en el colegio público San Francisco, ubicado en uno de los barrios más humildes de la localidad. Aquel evento cultural, con notable éxito de público, luego daría pie a una estupenda antología de nombres emergentes, que no tardarían en consolidarse: Luis García Montero, Juan Bonilla, Felipe Benítez Reyes, José Mateos... En cada sección se editaba como regalo presencial un cuadernillo con foto, poética y algunas composiciones. Aquel temprano encuentro propició otras horas comunes en recitales de Carlos Edmundo de Ory, Javier Egea,  Álvaro Salvador, Jesús Fernández Palacios, Rafael de Cózar… Y sobre todo me llevó a las páginas de Las amigas un libro de arranque, reconocido con el Premio de poesía Juan Sierra. La expresión verbal ceñida, emotiva, sometida a un verbo ajustado y enunciativo deparó en mí una notable complicidad. Mi cercanía fue incrementándose en salidas posteriores como Cuento de invierno, Malos pensamientos o Los extraños. José Manuel Benítez Ariza era un poeta realista y descriptivo; no dudaba en caldear sus composiciones con experiencias cercanas, reconocibles, y con protagonistas verbales urbanos, percibiendo similares sombras chinescas en el escenario de lo cotidiano.
   Así fueron sucediéndose las entregas, en armónica convivencia con otras facetas creadoras como la crítica, el ensayo –magnífico el trabajo Un sueño dentro de otro. la poesía en arabesco de Edgar Allan Poe-, la ficción la mirada autobiográfica, las versiones al castellano de Kipling, Conrad, Melville y Henry James, el articulismo en prensa y más recientemente el destello minimalista del aforismo. En 2007 Renacimiento editada el balance de casi una decena de títulos, Casa en construcción. El volumen sugería la reseña en El Cultural de Francisco Díaz de Castro, quien destacaba la sencilla metáfora del título para acoger casi la mitad de la producción poética total. Incidía también en el sentido orgánico del itinerario, su unidad de estilo y la apuesta por una línea sobria que muestra la indagación y extrañeza ante lo real y dialoga en clave desmitificadora con la identidad del yo, en un presente engañoso y proclive al espejismo.
   No es un título de cierre. Con tiempo lento se yuxtapone nuevos conjuntos exentos: Diario de Benaocaz, Panorama y perfil, galardonado con el Premio Unicaja de Poesía y la antología Nosotros los de entonces, nucleada en torno a la poesía amatoria escrita entre 1984 y 2015, con el generoso añadido de un trabajo inédito, La intemperie.
   La expansiva tradición de poesía amatoria y su continua presencia en el devenir histórico del castellano no anula la búsqueda del matiz, el sesgo circunstancial y la aportación subjetiva, más allá del espacio privado. Nada es definitivo; tampoco la conformación literaria del amor como eje de simetría del poema.  
  Es sabido que una de las convenciones de la poesía contemporánea es la creación de un figurante que es y no es, al mismo tiempo, partícipe del discurrir biográfico y de su particularidad superación de lo contingente. José Manuel Benítez Ariza no duda en explorar el sentido mágico y misterioso del amor. Prodigio diario, constituye la esencia de esta compilación donde percibimos una lectura vigilada de las emociones, un sentir encauzado por lo literario. Las palabras poetizan el discurrir y sus deudas con la memoria, siempre sometidas al gravoso dictamen de lo temporal que exige auroras y madurez.
   El título del libro procede de uno de los mejores poemas del conjunto. El poema “Nosotros los de entonces” es una indagación en el intimismo, con impecable resolución formal a través de un monólogo confesional. Suena la voz del yo en la incertidumbre, sobre un marco de desarraigo y soledad.
  La poesía de Nosotros los de entonces recorre estados de ánimo versátiles que van desde las emanaciones emotivas de la etapa juvenil, con su carga de idealización y erotismo, hasta el sentimiento elegíaco de la pérdida o la creación de una identidad complementaria, con quien recorrer al paso un destino personal repleto de vicisitudes.
  José Manuel Benítez Ariza escribe sus poemas desde un diálogo recurrente entre fondo sentimental y percepción reflexiva. En él tienen cabida la celebración y la elegía, el tono irónico y las incertidumbres que nunca resuelve el transitar del tiempo. Surge así la conciencia de un sujeto implicado, el perfil panorámico de un yo que pone a descubierta sus espacios vitales sobre la barandilla sosegada de la literatura.




No hay comentarios:

Publicar un comentario