sábado, 2 de diciembre de 2017

CRISTINA GUTIÉRREZ LEAL. ESTATUA DE SAL Y OTROS POEMAS

Estatua de sal y otros poemas
Cristina Gutiérrez Leal
Dcir Ediciones
Caracas, venezuela, 2017

MIRAR ATRÁS


   El rótulo del libro remite de inmediato al episodio bíblico de la destrucción de Sodoma y al posterior castigo a la mujer de Lot, convertida en estatua de sal por desobedecer la imposición divina. Una contingencia argumental que admite distintas lecturas poéticas, algunas tan conocidas como la de Wislawa Szymborska, Premio Nobel polaca, quien recrimina el gesto vengativo que no deja sitio a la compasión. Cristina Gutiérrez Leal (Coro, Estado Faldón, 1988, Venezuela), que ahora reside en Río de Janeiro, Brasil, preparando en la Universidad Federal el Doctorado en Ciencias de la Literatura, ensaya facetas creadoras como la poesía, el ensayo y la fotografía; y consiguió con este poemario el Premio XX Bienal José Antonio Ramos Sucre en 2015.
   La escritora inicia itinerario por la palabra con un ideario explícito, como si fuese urgente definir el propósito escritural. Los versos requieren la intromisión interna de quien los escribe; no son un escaparate sosegado de belleza sino estados de ánimo que retratan en negro el entorno –templo, casa, prisión, jaula…- y manifiestan en su desnudez la textura fría del desamparo propio y colectivo.
   En los poemas iniciales, integrados en “Casa” se definen las sobrias líneas de lo doméstico; la infancia no es el territorio áureo de los sueños cumplidos sino un espacio angosto en el que afloran los contraluces de la travesía biográfica que enmarca la angustia y da vuelo a la necesidad  de encontrar lugares abiertos, donde queden superadas en la distancia las líneas del pasado. Este exilio pactado con el tiempo adquiere en algunos poemas un sentido trascendente, como si la fe religiosa indagara en otros itinerarios del destino personal, con una función nueva: “Pensándolo bien, Jesucristo, / en algo por fin nos parecemos: / ambos tenemos una cruz. / La tuya redimió al mundo / la mía solo a mí “.
   La segunda sección, “Templo”, está marcada por el tono apelativo de la composición de inicio; así lo expresan los versos de “Estatua de sal”: “Llevo los ojos a la espalda / dándole la cara al asco. / ¿Cómo, Señor, / cómo no mirar hacia atrás” Sobre los poemas sigue creciendo una lluvia gris que hace sentir en quien la percibe la sensación de naufragio, el yo desconoce cómo llegar a la tierra prometida y cuáles son sus coordenadas situacionales; solo tiene constancia de encarnar una presencia frágil y fragmentada: “La línea que divide mi cuerpo / nunca fue cicatriz /     siempre frontera / de estas mitades que me suceden / y dejan en los labios una palabra rota”. Existir es un estado de continua implosión, una espera pactada con la ceniza, aceptada como si fuese signo de un destino asumido: “Nunca me he negado a llevar la cruz, Señor. / Estoy acostumbrada a los clavos /     a sangrar.”
   El neologismo (Ll)Oraciones convierte al rezo en expresión de llanto al vivificar las grietas del ahora, sin escamotear los bajorrelieves del drama existencial. Y ese clima crepuscular y umbrío se mantiene, como si no hubiese opción a quejas, sin saber si cuando tantas tragedias se cumplan será un tiempo de amanecida y luz.
   Los poemas finales integran la composición “Sé del mar reventando contra un muro”, con la que la poeta consiguió el II Concurso nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas. Sus versos sugieren una emotiva reflexión sobre el desarraigo. Son poemas más abiertos en sus claves argumentales que comparten un protagonista lírico cercano, cuyo deambular por el poema muestra una condición sometida a la inercia y la costumbre, un estar que sobrevive sin épica, repitiendo gestos que solo tienen respuesta en la honda lejanía del silencio.
   Directa, dolorosa, y con un gran vigor descriptivo en sus imágenes, la poesía de Cristina Gutiérrez Leal entrelaza subjetivismo y referentes culturales de la tradición católica para compartir en el poema un sentimiento de desasosiego en crecida, una alegoría de la soledad.


7 comentarios:

  1. Feliz y frío sábado. Gracias por esta lectura y reseña. La apunto. Muy interesante la relación que estableces entre tradición católica y subjetivismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, querido amigo; la poesía venezola actual (que voy conociendo gracias a la generosidad de amigos como David Alejandro Malavé,de Kalathos Editorial, Marlo Ovalles, impulsor de Team Poetero, y la impagable amistad de la poeta Gabriela Rosas) es un remanso de calidad literaria, muy poco conocida en España... Así que una mirada crítica a los nuevos nombres es un gesto necesario. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Ese libro es estupendo. La edición una belleza y tu mirada certera. Gracias de nuevo llr leer poesía venezolana, por contarnos desde esa mirada tuya tan pulcra y fina.
    Me emociona ver poetas que quiero y que coinciden.
    Abrazo agradecido y feliz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por acercarme hasta mi mesa de trabajo el talento y la emoción de la joven poesía de Venezuela, querida amiga; ya sabes que son libros que encontrarán en mi casa hospitalidad y lectura. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Lo sé y te lo agradezco, poeta.
    !Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias poeta, seguimos cerquita, mis ganas de verte en Madrid prosiguen intactas; a ver si prontito coincido en la librería Nakama de Madrid con otras poetas venezolanas... Ya te contaré...Y gracias por hablarme de Cristina Gutiérrez Leal... En ella la poesía es amanecida y brote. Abrazos de nuevo.

      Eliminar
  4. Nuestro agradecimiento a José Luis Morante por esta acuciosa reseña que le dedicas al poemario Estatua de sal y otros poemas recién salido de imprenta, de la joven poeta Cristina Gutiérrez Leal. Emociona ver que los poemarios de la Colección de Poesía Venezolana Dcir ediciones viajan fuera del país gracias al proyecto de promoción que lleva firmemente adelante Team poetero, las gracias también a ellos, en la persona de Marlo Ovalles.

    ResponderEliminar