lunes, 12 de febrero de 2018

AÚN TE DESCONOZCO

En Bulgaria
Fotografía de
Adela Sánchez Santana


AÚN TE DESCONOZCO

No niego la esperanza,
pero jamás me tiende su solidaria mano
y ya me gustaría -como antaño a los pícaros-
cambiar, si no de oficio, de condición al menos.
Como suele ser norma,
hoy también ha fallado el desenlace
que vertebra la página del día,
y otra vez estoy triste y aún carezco
de imprescindibles labios
para firmar con ellos una posible tregua.
Cuando espesó la noche,
he puesto en la pletina la Acuática de Haendel
y he recorrido hipótesis,
buscando explicaciones sobre el blanco papel.
Desconozco tu nombre,
no sé medir el hueco que cabe en tu pupila.


                             (De Enemigo leal, Sevilla, 1992)



10 comentarios:

  1. Lo he leido varias veces y lo único que te puedo decir es que me quedo pegada a ese final que me deja sin habla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Chelo, por tu cercanía y por tu amistad; es un libro que salió en 1992, así que si los poemas te siguen gustando es una verdadera alegría para mí. Abrazos.

      Eliminar
  2. ¡Ay, qué bello final! Bordado. Gracias por la belleza!
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Gabriela, una alegría tu estar aquí y espero que pronto tengas en tus manos algunos libros que te lleve Marlo. El encuentro fue tan bello que solo faltas tú para completarlo. Un saludo.

      Eliminar
  3. Muchas gracias, José Luis. Me acompañarán esos libros, mientras llego. Así seguirás cerca.
    Gracias por el detalle.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo entre los versos de Rafael Cadenas, poeta, tu regalo es una delicia, como el chocolate que habrá que compartir en otro viaje. Besos.

      Eliminar
  4. Me has recordado lo que dice un amigo mío, que la esperanza es una señora vestida de verde que corre por delante de él y nunca la puede alcanzar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda un último recurso, Tracy, invitar a la esperanza en algún punto del futuro y esperar allí... Un gran abrazo, con la sonrisa de quien ha hecho un largo viaje juntos, en los andenes del afecto. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. La intuición antecede al soplo que da movimiento al oleaje. Tu poema, esa corazonada. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo querida amiga y que siga siempre tu caminar cerca de mi escritura, es una compañía cordial, llena de vida.

      Eliminar