jueves, 8 de febrero de 2018

LA HUIDA

Castro vetton de Las Cogotas
Fotografía de
Rubén Sánchez Santana

LA HUIDA

   Como un ave extraña que anidara en el aire, huía de algo. Pero regresa cada cierto tiempo para saber de qué.

(Cuentos diminutos)




10 comentarios:

  1. Siempre se regresa a los afectos. Es el único lugar del que nos es imposible estar lejos. Un abrazo, José Luis. Me encantan los "Cuentos diminutos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lectura más positiva haces de ese exilio interior que el tiempo guarda para cada identidad. Un abrazo agradecido y la esperanza de que nos veamos pronto en Madrid. Gracias por tu cariño, María.

      Eliminar
  2. Huir, extraño verbo, nunca se deja de practicar. Lo hacemos hasta de nosotros mismos.
    Feliz jueves, José Luis. Besos desde el sur que en nada se hará norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría me proporciona tu comentario, querida Loli, sé que no tardaremos en vernos y tengo una gran curiosidad porque me cuentes ese largo viaje al otro lado del océano... Ya es hora de recuperar intimidad y afecto, ficciones y poesía. feliz jornada.

      Eliminar
  3. A veces es difícil saber de qué se huye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez porque la huida acaba siempre en el regreso al yo, querida amiga, como si fuese un itinerario más que debemos recorrer hasta la luz. Un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Mira, yo hoy también quería huir José Luis. Cierto que muchas veces no sabemos de qué; pero otras, lo tenemos tan claro...
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar otras geografías más habitables es casi una propuesta diaria de la identidad, Sandra, como si fuese una estrategia del superviviente. Así que solo queda escapar hacia ninguna parte, pero con tu amistad y un libro de poesía bajo el brazo. Feliz jornada, poeta.

      Eliminar
  5. Un motivo para huir ...
    La huida del pasado emerge la personalidad.
    Si han invadido lo nuestro
    Para que regresar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los argumentos del poema van emergiendo autónomos y convincentes y solo queda dar forma a su hilo umbilical, querido J Carlos, como aquella madeja de Ariadna que nos alejaba del laberinto. Feliz tarde.

      Eliminar