sábado, 14 de abril de 2018

FRANCISCO JIMÉNEZ CARRETERO. LAS HORAS SIN DUEÑO

Las horas sin dueño
Francisco Jiménez Carretero
Premio Alcap Internacional de Poesía
Colección Alcap de Poesía
Castellón, 2016


TALLOS DE LUZ

   El trayecto lírico de Francisco Jiménez Carretero (Barrax, Albacete, 1948) elude los tanteos iniciales del apresuramiento editorial para salir a las estanterías con una voz formada. Así se percibe en las entregas Con la tierra de por medio, veinte canciones de Amor y una canción de Esperanza, y Aún se forjan navajas. En ellas salen a superficie los estratos temáticos esenciales de su recorrido: el horizonte expandido del paisaje, el legado sentimental y una mirada introspectiva que conexiona enlaces entre la percepción subjetiva y el entorno. Así ha ido creciendo un quehacer que ha conseguido abundantes reconocimientos, como el que da pie a esta lectura: el Premio Alcap internacional de poesía al poemario Las horas sin dueño.
  El umbral crítico, que firma Antonio Gutiérrez González de Mendoza, comenta el orden orgánico de esta colección de poemas y la prevalencia en su primer apartado “La fugacidad de la luz” de un elemento referencial que muestra los contornos y trazos de las formas que rescata la percepción. Mientras que en la segunda parte el intimismo y el olor a espliego confidencial cede sitio a otros núcleos de interés como el viaje como fuente de vivencias y reflexiones, la naturaleza como asiento permanente de belleza y los hilos pensativos del afán escritural.
   Se hace evidente en el aserto compilatorio del libro la importancia del devenir. El título “Las horas sin dueño” evidencia la semántica del fluir y el carácter testimonial que personifica en su contemplación y en la asunción de mutaciones la propia identidad: estar es percibir.
  Esta función básica del sujeto lírico, como afirma el poema “Exordio”, el generoso don de la existencia. Cada instante deja su estela de claridad y transparencia, la cuajada cosecha que se arracima en la apertura sensorial. La luz proclama el alba, ese sol necesario que degusta el esplendor callado de lo transitorio como una senda abierta. Y es el sujeto, presencia que hace suyo el instante, quien toma posesión de las cosas en el pensamiento. Allí la luz desborda y toma pulso a lo fugaz; lo sucedido es pretérito y solo retorna como callado rumor de la nostalgia o en los labios mudos de la evocación: “En qué lugar del mundo / encuentro yo una patria / donde lo transitorio / aún me acerque a lo eterno / donde todo lo que pase permanezca”.
   Se abre así en los repliegues del pensamiento un espacio interior donde se cobijan los tallos de luz, las siluetas veladas de aquello que fue. Allí se asientan las sombras y ausencias cuyas huellas perduran como íntimos acordes para ahuyentar la soledad. Poemas como “nostalgia”, “Ella” o “Se ha dormido en el sueño” ponen lumbre y tristeza a la memoria como adherencias firmes de un claro manantial interior.
  Si el comienzo de Las horas sin dueño propicia una poesía meditativa que entrelaza sensaciones y voz confidencial, donde la luz conforma un símbolo capaz de albergar los matices de lo transitorio, en la segunda sección, “Sobre qué alas de pájaros” los contornos y matices entornales se definen como un sólido legado en medio de la luz. Se oye una nítida proclama celebratoria en la que toma cuerpo el esplendor de la realidad como respuesta al hecho de vivir. Lo cercano es refugio y acogida y en su seno es posible estar con actitud horaciana. Se describe esta sensación en el cierre del poema “El musgo”: “Alienta este paisaje tan humilde / a proyectar las cosas desde abajo, / desde la roca madre y, como el musgo, auparse en los cimientos de la vida / para ver tras el límpido horizonte / los destellos del sol cuando amanece”.
   En Las horas sin dueño la palabra sirve de envoltura a las teselas humildes de lo cotidiano. Con cuidado rigor formal y con cercana dicción se expresa la cadencia de un discurrir que entrega a quien lo percibe un hábitat múltiple, que reconcilia ayer y ahora, que nunca deshabita la esperanza.  


      

No hay comentarios:

Publicar un comentario